miércoles, 28 de febrero de 2018

Mantenimiento para edificios

Mantenimiento para edificios

Como ya sabemos, dar mantenimiento a las instalaciones de la empresa y a la maquinaria es fundamental para ahorrar valiosos recursos económicos, para evitar problemas catastróficos y, por lo tanto, para asegurar la buena salud de las finanzas del negocio. Aunque a simple vista esto puede parecer un problema menor, algo que se debe atender de vez en cuando y de forma superficial, hay que saber que descuidar el mantenimiento al interior de una empresa podría significar, por el alto costo económico de realizar reparaciones profundas y urgentes, el cierre total, la quiebra de un negocio. 

El mantenimiento preventivo de edificios, tal y como su nombre lo indica, está pensado precisamente para eso, para evitar que los dueños de empresas tengan que lidiar con problemas graves y costosos que pudieron haberse evitado al realizar ciertas tareas, mucho más sencillas y económicas que un trabajo de emergencia,  cada determinado tiempo.  

Además de asegurar un ahorro importante, el cuidado de las instalaciones de una empresa da una buena imagen a socios, clientes, visitantes, inversionistas, etcétera, por lo que el gasto en mantenimiento es una inversión altamente redituable y provechosa para las finanzas generales de la empresa. 

El mantenimiento no es más que realizar las acciones necesarias para cuidar y proteger un edificio. A manera de ejemplo presentamos una lista breve de esas acciones que se pueden realizar de manera habitual para asegurar el buen estado de los inmuebles. 
  1. Limpieza. Aunque esto es casi obvio, cuidar la limpieza de pisos, escaleras, cristales, puertas, oficinas, elevadores y muros asegura que el edificio se mantenga en mejores condiciones. Resulta esencial contar con servicios de conserjería o de personal capacitado que pueda llevar a cabo un trabajo profesional de limpieza. No hay que olvidar que quienes realizan este trabajo también ejercen un servicio muy profesional y digno para la empresa y que, por lo tanto, deben ser altamente valorados. 
  2. Mantenimiento de fachadas. La periodicidad del mantenimiento de las fachadas depende del material empleado. ¿La fachada es de aluminio? ¿Concreto? ¿Mampostería? Hay que tener en mente la calidad de cada uno de estos materiales para poder determinar cuándo es oportuno dar mantenimiento a las fachadas. Esta es la cara pública de la empresa, por lo que su cuidado debe ser una prioridad de los dueños del negocio. Lo importante es dar mantenimiento, no esperar a que la fachada se caiga a pedazos para tomar alguna acción. 
  3. Fontanería. Al igual que ocurre con una casa, un edificio de oficinas necesita contar con un servicio de tuberías que esté en óptimas condiciones. Tener instalaciones que no funcionen adecuadamente es imperdonable. 
  4. Jardinería. Pocas cosas dan una peor imagen a una empresa que un jardín mal cuidado. Si se tomó la decisión de contar con áreas verdes en el edificio, es fundamental asegurarse de que estas siempre sean presentables. 
Además de esta breve lista, las empresas deben preocuparse por dar mantenimiento de carpintería, electricidad, herrería, pintura, etcétera.

Logra una oficina moderna vanguardista con el Mantenimiento para Oficinas que ofrece Fihom.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

FiHom: agencia especializada en mantenimiento de inmuebles

Todas las casas y desarrollos residenciales deben recibir mantenimiento preventivo cada cierto tiempo para asegurar el estado óptimo de ...