miércoles, 28 de febrero de 2018

Alarga la vida útil de tu inmueble

Alarga la vida útil de tu inmueble

Todos hemos visto imágenes de edificios, castillos, casas o instalaciones deportivas que fueron magníficas en sus tiempos de gloria. El paso del tiempo, que en algunos casos es bastante breve, las ha dejado, sin embargo, en un estado horroroso, de completa decadencia y olvido.  Del mismo modo, también conocemos edificios que tienen cientos de años de edad y que aún hoy siguen siendo espléndidos. El Palacio de Versalles, la Catedral de Chartres y el Palacio Ducal de Venecia son ejemplos perfectos de edificios antiguos que siguen siendo testigos de los logros artísticos de la humanidad. 

¿Por qué las instalaciones deportivas que se utilizaron en los Juegos Olímpicos de Atenas, en 2004, están en un estado de descomposición, mientras que Chartres, que tiene cientos de años de existencia, sigue mostrando su belleza al mundo? La respuesta es bastante simple: mantenimiento. 

Aunque estos son ejemplo extremos, sirven para ilustrar la importancia de dar mantenimiento a casas y a edificios para alargar su vida útil. Una casa que no recibe ningún tipo de mantenimiento será poco funcional en un periodo de diez años. Las instalaciones eléctricas, la herrería, la fontanería y la pintura se desgastan eventualmente. Esto es normal y es parte del “ciclo de vida” de un inmueble.

Para que alargues la vida útil de tu inmueble (casa, oficina, edificio, fábrica) ofrecemos una serie de prácticas que puedes empezar a llevar a cabo. 
  1. Limpieza de marcos y ventanas. Para evitar que los vidrios acumulen suciedad, lo indicado es utilizar productos específicos para limpiarlos. Esto también aplica para madera, plásticos, PVC, aluminio, etcétera. Se trata de proteger estos materiales de las condiciones ambientales. 
  2. Limpieza de pisos y paredes. La limpieza es un primer paso para mantener estos elementos en buen estado. Lo ideal es que estos pisos se hayan cubierto con pinturas lavables o que estén hechos en un material que se pueda limpiar sin demasiada dificultad. 
  3. Mantenimiento de metales. Se trata de evitar que los elementos metálicos del edificio (rejillas, persianas, herrería, etcétera) presenten oxidación o corrosión. 
  4. Pintura. Para mantener la apariencia de los muros en estado óptimo, lo indicado es dar mantenimiento a la pintura cada cierto número de años. El trabajo de mantenimiento dependerá de la pintura que se haya empleado. 
  5. Fontanería. Descuidar la fontanería de un edificio puede resultar catastrófico e implicar reparaciones a fondo y urgentes que serán muy costosas para la empresa. 
Logra una oficina moderna vanguardista con el Mantenimiento para Oficinas que ofrece Fihom.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

FiHom: agencia especializada en mantenimiento de inmuebles

Todas las casas y desarrollos residenciales deben recibir mantenimiento preventivo cada cierto tiempo para asegurar el estado óptimo de ...