martes, 3 de octubre de 2017

Mantenimiento residencial preventivo

Mantenimiento residencial preventivo

Las personas necesitan contar con un hogar digno para poder recuperar fuerzas y ánimo después de las duras jornadas laborales o escolares. Por esto, es crucial contar con una casa que ofrezca un mínimo de comodidades y seguridad. Sin embargo, para que una construcción residencial permanezca en óptimas condiciones de funcionalidad a lo largo de muchos años, es necesario darle mantenimiento cada cierto tiempo. 

La compra de una casa implica un gasto de, por lo menos, varios cientos de miles de pesos. En la mayoría de los casos, la adquisición de un patrimonio inmobiliario se realiza con mucho sacrificio y esfuerzo, por lo que es vital cuidar esa construcción a la que se llama hogar. Sin embargo, el cuidado de la casa no significa acudir a equipos de profesionales únicamente cuando surja un problema de gran envergadura que ponga en riesgo a toda la construcción. 

El verdadero cuidado de un hogar significa tener en mente la prevención de problemas. Dentro de una casa, hay muchas cosas que pueden descomponerse o degradarse con el paso del tiempo, como los pisos, los techos, la instalación eléctrica y la plomería. El mal estado de cualquiera de estos elementos puede afectar la seguridad, comodidad y funcionalidad del hogar. Por lo tanto, los dueños de los inmuebles no deben esperar hasta que aparezca una falla masiva para dar mantenimiento, sino conocer qué cosas necesitan de especial cuidado para evitar problemas a futuro.

Podemos decir que las casas funcionan como el cuerpo humano. En el caso de la salud, lo adecuado es poner en práctica medidas que prevengan las enfermedades, como ejercicio y una buena alimentación, y acudir al médico cada cierto tiempo para que realice evaluaciones generales del estado del cuerpo. Lo mismo debe ocurrir con los espacios domésticos. Lo mejor es realizar tareas de mantenimiento preventivo que puedan evitar que surja algo grave que ponga en riesgo la funcionalidad de la casa, pero, sobre todo, la seguridad e integridad física de quienes viven en ella.

El ahorro de recursos económicos no debe ser pretexto para no cuidar el hogar. No hay que pensar en el gasto momentáneo, sino en la prevención a futuro. La realidad es que realizar trabajos de mantenimiento preventivo es mucho más económico que resolver problemas de emergencia, que con frecuencia, al tener que tratar cuestiones muy graves y urgentes, resultan sumamente costos y molestos para los dueños y habitantes.

Lo mismo es cierto para construcciones con varias décadas de existencia. Es mejor dar mantenimiento preventivo cada pocos años que esperar tres décadas para que un equipo de expertos repare todo lo que haya dejado de ser funcional.

En el cuidado del hogar, la mejor práctica es dar Mantenimiento Preventivo cada cierto tiempo para evitar problemas y gastos mayores a futuro.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

FiHom: agencia especializada en mantenimiento de inmuebles

Todas las casas y desarrollos residenciales deben recibir mantenimiento preventivo cada cierto tiempo para asegurar el estado óptimo de ...