martes, 19 de septiembre de 2017

Fuera el CAOS


El minimalismo no es una colección de muebles de diseñador o artículos japoneses. Es un estilo de vida que nos ayuda a maximizar lo que tenemos y a simplificar la forma en que vivimos. Su objetivo no es solo estético, sino también espiritual, lo que resulta en un entorno libre de excesos y de líneas sencillas y prácticas.

En el fondo, es una contracultura que se opone al consumismo, y que propone un nuevo paradigma: menos es mejor.

¿Te gusta el estilo minimalista?

  1. Antes de lanzarte a la tienda o a la mueblería, empieza por observar de cuáles cosas puedes deshacerte en el entorno minimalista. Adornos, cuadros, muebles. Revisa a conciencia por qué tienes esas cosas y verdaderamente necesitan estar allí. ¡No almacenes objetos que no necesitas!
  2. Reimagina los elementos que ya existen y que son necesarios. Cortinas, cuadros y muebles, por ejemplo. Busca telas lisas, diseños sencillos y líneas rectas.
  3. Escoge colores neutros y claros sobre agresivos y oscuros.
  4. Guarda las cosas que puedas en clósets u otras habitaciones que no estén a la vista. Libros, adornos, herramientas. Los cajones y armarios pueden ser tus mejores amigos.
  5. Si alguna cosa no encuentra lugar y no sabes ponerla, pregúntate si realmente la necesitas. ¿Es posible deshacerte de ella y no morir? Puedes vivir con mucho menos y sentirte liberado.
  6. El minimalismo acompaña todos los aspectos del ambiente. Elige iluminación más calma, y música o sonidos agradables y fluídos.
  7. Organiza y oculta cables de todos tus aparatos: no existe forma de que no se vean desordenados.

Mientras menos elementos tengas a a vista, tendrás mayor sensación de limpieza y orden. Tu hogar tendrá una personalidad más atemporal y moderna.






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

FiHom: agencia especializada en mantenimiento de inmuebles

Todas las casas y desarrollos residenciales deben recibir mantenimiento preventivo cada cierto tiempo para asegurar el estado óptimo de ...