martes, 19 de septiembre de 2017

Convierte tu closet en algo funcional


Los armarios siempre han sido un elemento básico en una casa funcional. Ahora que en las ciudades los espacios se hacen más y más pequeños, los clósets han sufrido sus respectivos recortes.

Pero nuestras necesidades siguen siendo las mismas. Tenemos que tener nuestra ropa sin arrugar y disponible, y cuidar las cosas que nos importan detrás de dos puertas que llevan a un mundo mucho más mágico que Narnia: nuestra personalidad.

Aprovecha tus espacios y sácale el máximo provecho a tus clósets con algunos sencillos consejos:

  • Planea por estaciones. Es verdad que tenemos que tener nuestras prendas siempre disponibles. Sin embargo, hay prendas que son exclusivas de ciertas épocas del año. Manda esos abrigos pesados y suéteres a otro espacio (¿tal vez debajo de la cama?). Cuando empiece a hacer frío vuelve a diseñar tu clóset para los meses que vienen.
  • La regla del 10%. Somos criaturas de hábito, y nos gusta tener las cosas que tenemos. A algunas personas nos cuesta mucho trabajo deshacernos de ropa y cosas viejas. Pero como las penas y los resentimientos, dejar atrás lo que ya no usamos nos permite ser más ligeros y libres. Éste es el reto: cada año debes de deshacerte del 10% de tus prendas: regálalas a tu hermana, a la caridad o, si prefieres, ponlas a la venta. No importa como lo hagas, pero hazlo. ¿Te atreves? Resultados garantizados o la devolución de tu dinero.
  • Utiliza materiales que protejan tu ropa. Clósets de madera de calidad y bien tratada permitirán a tu ropa mantenerse seca y protegida todo el año. Utiliza las bolsitas de material secante que a veces vienen en bolsos o zapatos para mantener tus cajones limpios y secos, evitando hongos y polillas.
  • Desparece esos “super cajones”. Seguro tienes en casa un super cajón, en done igual encuentras un calcetín sin pareja que momedas viejas, cables sin aparatos y, por alguna razón, el recuerdito del bautizo de la prima de tu jefe. Ponlos hoy mismo de cabeza; tira la mitad de esas cosas a la basura y clasifica las demás. El desorden llama al desorden.
  • Compartimientos. Utiliza cajas de zapatos, de huevos, o sistemas de plástico para generar compartimientos más pequeños en tus cajones y estanterías. Emplea ganchos múltiples para aprovechar el espacio en la ropa colgada. Pon tus zapatos en compartimientos individuales en vez de en un montón. Ya lo decía tu abuela: un lugar para cada cosa, y cada cosa en tu lugar.

Un armario bien organizado te ayudará a pasar menos tiempo pensando en que ponerte. Además te ayudará a soltar esas prendas que ya dejaste de utilizar. No solo cambiará tu habitación y tu casa; un clóset organizado te puede cambiar la vida.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

FiHom: agencia especializada en mantenimiento de inmuebles

Todas las casas y desarrollos residenciales deben recibir mantenimiento preventivo cada cierto tiempo para asegurar el estado óptimo de ...